¿Por que impermeabilizamos?

En la construcción la humedad es uno de los principales problemas que podemos encontrar debido a una mala impermeabilización.  Puede ser la responsable de la degradación de cubiertas, fachadas y elementos estructurales. Además, puede causar graves riesgos de salud, por ejemplo mediante el moho.

Es por ello que se vuelve necesario contar con una adecuada impermeabilización con materiales correctos, sobre todo en techos y paredes donde la humedad causa mayores daños. En este sentido, hoy ahondaremos sobre los problemas más comunes de una mala impermeabilización para que puedan estar al tanto de cómo solventarlos.

Impermeabilizar una superficie es crear una barrera protectora para evitar que el agua entre a la estructura de dicha superficie. Es decir, proteger esta superficie contra los efectos que el agua pueda causarle. Una construcción mal impermeabilizada puede tener consecuencias muy negativas como:

– Afectar a la estructura de la edificación, tanto si es de madera como si es de metal.

– Deterioros en la fachada del edificio.

– Deterioro en la pintura a través de la formación de ampollas.

– Hongos en las superficies.

– Riesgos en los circuitos eléctricos por filtraciones de agua.

– Problemas de salubridad provocada por la humedad.

Estos son solo algunos de los problemas que a corto o medio plazo suelen aparecer en las viviendas que no están bien impermeabilizadas o que con el tiempo han perdido la protección. Pero, antes de proceder a la impermeabilización de tus superficies y a la elección del mejor producto impermeabilizante, hay que tener en cuenta ciertos aspectos.

 

2021-02-23T17:51:14+01:00